viernes, 25 de septiembre de 2015

2015-02-01 - Hermana Mayor

Termómetro del coche cuando llegamos a Cotos
El fin de semana se presentaba frío y con escasas posibilidades de precipitación, cada uno por un motivo principal y ambos con ganas de monte nos empeñamos en acercarnos a la zona de Peñalara para dar una vuelta y hacer algo facilito. Ver el termómetro del coche antes de empezar hace que pienses si salir o volver a casa.

Manolo y yo en la cima de la Hermana Mayor
Primero subimos al Zabala para tantear, el día era todo lo contrario de apacible, en el refugio nos encontramos a una chica y un chico que habían hecho noche ahí. Manifestaban no ser gente habituada a la montaña y menos invernal, digamos que más bien iban a pasar la noche en un refugio y no se esperaban precisamente lo que se encontraron, los pobres estaban tiesos.

En la zona del Zabala
Manolo se había comprado unos flamantes crampones nuevos y tenía ganas de probarlos. Yo Tenía ganas de salir a la montaña aprovechando un hueco entre viajes por temas de trabajo. Con niebla, frío y lo que fuera nos enfilamos hacia arriba buscando conquistar a la mayor de Las Hermanas.

Manolo en la zona del Zabala
Una vez arriba, en la cuerda, el efecto del fuerte viento hacía que la sensación de frío fuera incluso hasta dolorosa, para evitarlo bajamos de nuevo al refugio por el circo para concluir nuestra jornada de montaña estival.

En el Refugio Zabala
Mientras nos estábamos quitando los crampones para regresar a Cotos, apareció otra pareja, está vez era la de la Guardia Civil de Montaña. Nos preguntaron que si hacía mucho viento en las cumbres mientras comentaban entre ellos que uno se había dejado las gafas de ventisca y creo recordar que otro los crampones, decían que con tanta niebla les iba a tocar trabajar mucho, pero así y todo para arriba. Tienen todo mi respeto y admiración.

Refugio Zabala
El regreso cuando hace tanto frío y has sometido tu cuerpo a temperaturas tan bajas es siempre muy agradable, es más, al ir descendiendo metros la sensación de frío desaparece y simplemente se nota un frescor casi otoñal, se está cómodo.

Bajando a Cotos
Es fácil darse cuenta al llegar al aparcamiento y encontrarlo lleno de domingueros que no hacen más que salir de su coche y alejarse unos metros, se nota que están "arrecí@s". Much@s intentan entrar en calor tirándose con los trineos por las laderas de Cotos, se debe tener cuidado si se pasa caminando ya que esta zona está masificada.

El tercer tiempo
Nosotros como en calor ya habíamos entrado, solamente nos quedaba reponer fuerzas del mismo modo que se ha hecho toda la vida por estas tierras, con un vinito, un caldito y un producto de la matanza. En total recorrimos 7,3 Km con una ascensión acumulada de casi 500 metros tardando 04:43 en total. Solamente añadir que estoy totalmente en contra de que la montaña se convierta en un parque temático, en este caso lo digo claramente por los trineos por un lado y por los rescates a inconscientes por otro, pero hay otros muchos ejemplos más.

Más fotos, mapas y track en Wikiloc: Pincha aquí


No hay comentarios: